Archivo de la etiqueta: Leica

Diseños de ayer, hoy y mañana

Me encanta especular y no estoy hablando de la bolsa de valores (nunca entenderé bien como funciona el mercado de las acciones). Me refiero al futuro de la fotografía.

Sería fácil ponernos a hablar de cuántos serán los megapixeles ‘normales’ en una cámara dentro de 20 años (¿50 MP?) o de las capacidades de procesamiento de datos que tendrán (como capturar video en HD y tomar fotos al mismo tiempo, cosa que ya hacen un par de modelos). Imaginarnos sus prestaciones futuras puede tomar toda clase de rumbos inesperados, pero hoy quiero tratar de imaginar como serán las cámaras del futuro desde el punto de vista del diseño.

Supongo que la necesidad ha dictado siempre la forma que debe tener una cámara: de ser una caja pasó a ser una caja más pequeña e incluso cuando ya no necesita ser cuadrada o rectangular, la gran mayoría de las cámaras siguen teniendo el mismo aspecto básico. Hasta ahora.

Ya en la década de 1980 algunos diseñadores con mente futurista comenzaron a dibujar cámaras con formas poco ortodoxas, como la Yashica Samurai que aunque parece una cámara de video es en realidad una cámara fotográfica que usa rollos 35mm comunes y corrientes.

Yashica Samurai

Yashica Samurai

Este tipo de diseños tal vez no seguía las reglas, pero cumplía su trabajo y se veía bien. Además, los rollos de 35mm son pequeños y diseñar un cuerpo que los acomode no puede ser tan difícil, ¿cierto?

Por supuesto, el reinado del rollo comenzó a llegar a su fin con la llegada de las cámaras digitales y estas también tuvieron que pasar por una interesante evolución para adoptar la forma con que las conocemos ahora. ¿Han visto algunas vez la primera cámara digital del mundo? Debido a su funcionamiento y soporte digital no se parece mucho a lo que llamaríamos una cámara hoy en día, y es que grababa imágenes en blanco y negro en un cassette como esos que usábamos para escuchar música; debido a eso su forma era bastante… irregular.

La llegada de las cámaras digitales en 1988 también significó en parte una pequeña revolución en el diseño, pues había que adaptarse a las nuevas necesidades de este formato. Una empresa que quiso aprovechar la revolución para rediseñar sus cámaras análogas fue Canon, así es que un día lanzaron la Photura (1991), una cámara moderna que ofrecía nuevas alternativas para los amantes del negativo.

Y así como seguían evolucionando las agonizantes cámaras análogas, los fabricantes empezaban a experimentar con sus nuevos juguetes digitales, tratando de crear la nueva generación de cámaras reflex que reemplazaban la película por un sensor; incluso la gran Leica se dio el lujo de probar algo diferente cuando en 1996  crearon la S1, una cámara digital de medio formato con 26 megapixeles y una forma también poco usual: esas ‘manillas’ no son para sostener la cámara, sino para encuadrar la imagen. Hay que mencionar sí que este juguete sólo fue fabricado para estudios de óptica en laboratorios y otros usos científicos, ya que no era muy práctica de usar (cada foto demoraba 3 minutos en exponerse); sólo se fabricaron unos 160 ejemplares de esta rareza.

Leica S1

Leica S1

¿Y qué me dicen de la cámara panorámica de Seitz? Según la mayoría parece más bien un skate sin ruedas. Claro que su extraña forma está dictada por el especial tipo de fotos que realiza, extremadamente anchas.

¿Extravagantes diseños? Tal vez, un poco… pero el futuro promete ser aún más innovador. Casio ya lanzó su Trix, que se pliega de formas poco convencionales y recién salió al mercado la Lytro, que para la mayoría no parece una cámara en lo absoluto. Ya hemos visto también algunos diseños conceptuales que le otorgan nuevas formas a nuestros juguetes favoritos, como las Canon Nova y la Snap:

Nova y Snap, diseños de Canon

¿Dónde se detiene esta loca carrera de diseño? No tengo idea, pero los invito a mirar otras simpáticas ideas en estos enlaces; desde cámaras a prueba de agua hasta cámaras voladoras y arrojadizas (las tiras al aire para que tomen una foto), creo que el futuro se ve entretenido, aunque a veces sea un poco impráctico o simplemente feo:

Diseños de Nikon

7 conceptos para el futuro de las cámaras

10 cámaras conceptuales creativas

Lobo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Analogia, Digital, Fotografia, Uncategorized

Rápidos y furiosos: lentes con grandes aperturas

En fot3ros lo mencionamos, así es que quise escribir sobre este tema.

Cuando hablamos de la velocidad de un lente estamos hablando de cuanta luz es capaz de dejar entrar, o de cuan grande es su apertura; esto se expresa por medio de su número f/: entre más pequeño el número f/, más grande es su apertura. Para calcular la apertura (número f/) debemos dividir la longitud focal por el diámetro real de la apertura, o “pupila” que deja entrar la luz. Para controlar esa apertura usamos el diafragma, una serie de hojas que se abren o cierran según nuestra necesidad. Todo esto determina la velocidad de un lente, o su capacidad para inundar con más luz el plano focal; por eso decimos que estos lentes son rápidos: dejan pasar enormes cantidades de luz en comparación con sus dimensiones.

Diafragma

Las hojas del diafragma controlan la apertura del lente.

Existe todo un rango de aperturas que van desde las “económicas” (f/4.5-5.6) hasta las absurdamente caras (f/1.0 o más), ya que los lentes rápidos requieren de procesos de ingeniería más complejos y vidrios más grandes y de muy altos estándares para no sacrificar la calidad de imagen al dejar entrar tanta luz. Entonces, ¿cuáles son los lentes más luminosos? El listado de los lentes ultra rápidos comienza con algunos f/1.0 como un Canon 50mm y el  Leica Noctilux f/0.95; este último fue reemplazado por una nueva versión que se vende por unos $ 10.000 dólares. Claramente no son piezas fáciles de ver en cualquier tienda   😉

Leica 50mm f/0.95

Leica 50mm f/0.95

Pero hay lentes aún más luminosos: el TV-Nikkor 35mm f/0.9 es el lente más rápido que ha fabricado Nikon; es una pieza industrial hecha especialmente para capturar imágenes fluorescentes de rayos-X. De hecho, ni siquiera tiene la clásica montura F, sino una rosca L39mm.

Nikkor TV 35mm f/0.7

Nikkor TV 35mm f/0.7

A medida que seguimos bajando el número f/, vamos abriendo aún más la apertura: existe el Farrand Super Farron 76mm f/0.87,  y un Fujinon 25mm f/0.85, aperturas que parecen casi absurdas en fotografía, pues al usar estos lentes completamente abiertos la profundidad de campo es mínima y lograr una foto enfocada es un verdadero desafío.

Farrand Super Farron 76mm f/0.87

Farrand Super Farron 76mm f/0.87

http://www.flickr.com/photos/62052755@N05/5768116038/

Fujinon 25mm f/0.85Fujinon 25mm f/0.85

¿Más rápido? El legendario Zeiss 50mm f/0.7 se merece una mención especial: un lente construído para la NASA que el director Stanley Kubrick mandó a adaptar para montarlo sobre una cámara de cine y lograr así filmar escenas iluminadas solamente con luz de velas en la película Barry Lyndon.

Zeiss 50mm f0.7

Zeiss 50mm f0.7

La gran mayoría de los lentes súper-rápidos son piezas industriales construídas con fines médicos (sobre todo rayos-X) o para ser usados en antiguas cámaras de televisión, cuando la iluminación no era muy buena. Debido a esto, muchos de estos lentes no están hechos para la fotografía y por lo tanto no cuentan con una montura estándard, por lo que si llegas a encontrar uno tendrás que usar tu ingenio para acoplarlo a tu cámara.

La mayoría de estas piezas se fabrican en números muy limitados, se hacen para propósitos especiales, y en general, los diseñadores e ingenieros invierten mucho más tiempo y dinero que en los lentes más comunes, así es que sus precios son a veces ridículos. Por supuesto, eso sólo logra aumentar las ganas de los aficionados por tener una (o varias) de estas joyas en sus bolsos de fotógrafo.

Lobo.

9 comentarios

Archivado bajo Analogia, Cine, Digital, Fotografia, Uncategorized