Archivo de la etiqueta: 35mm

La especial batería de la Yashica Electro 35

Para facilitarle la vida a Cata, de “Reciclando Recuerdos”, hice este breve video explicando como adaptar una pequeña pila 4LR44 para poder usar nuevamente una Yashica Electro 35, una cámara japonesa de mediados de los años 60’s que es muy fácil de encontrar en el mercado, aun mas fácil de operar y produce excelentes resultados.

La batería original de la cámara ya no se fabrica pero es posible adaptarle una batería 4SR44, PX28A, A544, K28AV34PX, GP476A ó una 1414A, como muestra el video. De hecho, es probable que existan otros modelos compatibles; sugiero averiguar más a los afortunados dueños de la Yashica Electro, “la Leica del pueblo”   😛

PD: Acá tienen una reseña de esta cámara.

Lobo.

Anuncios

48 comentarios

Archivado bajo Analogia, Chile

Almacenando tus rollos

Hace unos dias un conocido puso a la venta una gran cantidad de rollos fotográficos (120 y 135); la mayor parte es película difícil de encontrar hoy dia y que ya se encuentra vencida, lo que no es problema porque él ha mantenido su película en el freezer. Así es, tal como leen: él conserva su película en el congelador de su refrigerador, a temperaturas bajo cero. ¿Absurdo? Para nada.

Los rollos fotográficos son un trozo de plástico recubierto con una emulsión, es decir, son un cóctel de químicos esperando capturar luz para luego ser revelados con otros procesos químicos para convertirse en negativos o diapositivas. Lo que algunas personas no saben es que ese proceso tiene una fecha de vencimiento y que, al igual que un paquete de galletas, debemos “consumir” el rollo antes de esa fecha. Por supuesto, lo que podemos hacer es retrasar ese deterioro químico usando el frio.

Si tus rollos están sellados en sus contenedores plásticos y/o bolsas de papel metalizado, están protegidos contra la humedad y por lo tanto se pueden congelar sin problema. Si no estás seguro sobre esos sellos, puedes poner toda tu película en un contenedor plástico (Tupperware) o una bolsa con sello (Ziploc) y entonces congelarla. Es importante dejar que tu película se descongele un dia antes usarla, sobre todo para evitar problemas de condensación.

Por otra parte, si no estás seguro de querer ocupar el espacio de la carne también puedes usar el resto del refrigerador de tu mamá: mismo proceso, guarda tu película no sellada en algún contenedor sellado, sobre todo porque ahí hay más humedad.

Las cargas Polaroid son un tema aparte porque NO pueden congelarse (partes metálicas, batería, etc.) pero sí pueden refrigerarse aunque siempre en posición horizontal para que los químicos no se acumulen en alguno de los extremos. Claramente yo no hago mucho caso de mis propios consejos:

¿Comida? No la necesito: tengo película fotográfica en mi refrigerador.

¿Comida? No la necesito: tengo película fotográfica en mi refrigerador.

Espero que esta información les sea de ayuda y no olviden: compartan el Evangelio de San Análogo  😉

Lobo.

4 comentarios

Archivado bajo Analogia, Chile, Fotografia, Polaroid

Camera & Darkroom

Finalmente visité la tercera y última gran tienda de fotografía de la ciudad de Santa Fe, New Mexico. Al igual que Santa Fe Camera, esta fue alguna vez parte de una pequeña cadena de tiendas, pero ahora sólo tienen dos, esta en Santa Fe y otra en Albuquerque, a unos 130 kilómetros (que trataré de visitar también).

Aunque la colección de cámaras y accesorios antiguos era hermosa y bastante impresionante (nada a la venta), la selección de cuerpos, lentes y accesorios usados era bastante limitada para una ‘gran tienda’; lo que sí tenían era una gran variedad de bolsos y trípodes de buena calidad y marcas reconocidas, junto con algunas luces de estudio y sus respectivos accesorios.

Durante mi visita ingresó una pareja para comprar algo que ya habían estado considerando, una Nikon D5100; la interesada fue bien asesorada por su esposo, dueño de una D7000, y ambos llegaron a buen acuerdo con el vendedor sobre los accesorios que necesitaban. Fue una venta bastante substancial para el negocio, porque yo sólo me llevé un tanque de revelado, unas hojas para archivar negativos, una lupa, un paquete de F-100C y una botella con el logo Nikon, mientras que un joven universitario sólo se llevó un rollo de película Ilford.

Una mención especial para Vicky, la enorme y amigable gata de la tienda que por lo visto escogió dormir en la caja más pequeña disponible, enrollada como una bola de pelos; el señor de la D7000 me dijo “hoy vinimos a comprar una cámara para que el dueño de la tienda no crea que sólo visitamos el lugar para acariciar a su gata”, lo que me causó mucha gracia.

Lobo.

PD: Los peluches promocionales sí estaban a la venta y yo quiero el pingüino.

2 comentarios

Archivado bajo Analogia, Chile, Fotografia, Uncategorized, Viaje

The Camera Shop

La segunda tienda de fotografía que pude visitar en Santa Fe fue The Camera Shop, ubicada en pleno centro de la ciudad y por lo tanto mucho más comercial y orientada al turista.

También tienen una pequeña selección de artículos usados pero claramente su especialidad son los equipos digitales y cualquier producto nuevo, incluyendo el ‘plástico fantástico’ de la marca Lomo. La verdad, los precios me parecieron muy elevados, incluso para los rollos de película 135 y 120 (que de paso, no estaban refrigerados). Lo que sí debo destacar fue la amabilidad del vendedor y su buena voluntad para dejarme tomar fotos y hasta mover un mueble con postales para que yo pudiera ver mejor  🙂

Finalmente me dediqué a tomarle fotos a la colección de cámaras antiguas (que no estaban a la venta) y terminé comprando un rollo de Ektar 100, la película Kodak con “el grano más fino del mundo”. Ayer lo cargué en mi Agat 18k.

Lobo.

1 comentario

Archivado bajo Analogia, Chile, Digital, Fotografia, Uncategorized, Viaje

SFUAD (I)

Santa Fe University of Art and Design, ¿necesito traducirlo? Incluso en este lugar, en medio del desierto y las montañas, la gente desea recibir educación de calidad. ¿Y por qué una Universidad de Arte y Diseño? Antes tenían un departamento de ciencias y otras ramas del saber, pero en los últimos años se han especializado en esta área, ya que Santa Fe es considerada una de las ciudades más artísticas del país.

King D

King D, mi lúgubre pasillo por las noches.

Incluso existe una calle (Canyon Road) famosa por estar llena de galerías de arte; ¿de qué otra manera se justificaría tener tiendas de fotografía tan especializadas en una ciudad tan pequeña? Aquí se respira arte. Artesanías nativas, pintores locales, fotógrafos de otros estados que vienen a vender sus trabajos acá… Por eso existe tanto interés local en desarrollar la pintura, la escultura, la arquitectura y la fotografía; la danza, el teatro y la música también forman parte de las mallas curriculares de este lugar.

"The Shell"

The Shell, para conciertos al aire libre con césped sintético.

Son tantos los detalles que marcan la diferencia, como estudiantes con estilos de vestir totalmente extravagantes o patinando en scooters por los pasillos para llegar más rápido a sus clases. Todavía soy un estudiante nuevo y no he podido recorrer todo el lugar, pero a medida que lo vaya explorando les iré mostrando más.

Laboratorio de Diseño Gráfico

Laboratorio de Diseño Gráfico.

De hecho, en un par de horas, al salir de clases, tengo una entrevista con el señor David Scheinbaum, a quien vemos aquí fotografiando a algunos de sus alumnos durante una presentación de hip-hop. ¿Quién es él? Bueno, hasta el año pasado era el Director del Departamento de Fotografía; ahora se ha quedado como profesor, pues pidió renunciar a ese puesto para tener más tiempo libre para sus proyectos personales; todos me dicen que es un sujeto demasiado interesante al que debo conocer. Ya les contaré como me fue con él.

Lobo.

1 comentario

Archivado bajo Analogia, Chile, Digital, Fotografia, Uncategorized

Santa Fe Camera (I)

Hoy llegó el dia prometido, cuando se hicieron realidad mis sueños: después de clases salí a caminar a una tienda que se encuentra a unos 3 kms. de la Universidad, Santa Fe Camera.

Conocí a su propietario, Mac, y hablamos por casi 2 horas sobre el amor por la analogía, los desafíos de ser un coleccionista de cámaras, el desencanto y redescubrimiento de la fotografía análoga por parte de las nuevas generaciones y muchos otros temas.

Le conté brevemente acerca de mi colección personal, le hablé sobre fot3ros y algunas de las cámaras que tenemos a nuestra disposición; conversamos sobre lo difícil que es a veces conseguir ciertos materiales o piezas y le dedicamos un extenso capítulo a la fotografía de gran formato, de la que Mac es todo un experto. Ha tenido 5 cámaras distintas y en su momento llegó a tener 13 lentes, desde 47mm hasta 500mm (¡en gran formato!).

Me dejó manipular varias cámaras antiguas y algunas nuevas (disponibles para arriendo); entre ellas una Canon 5D MkII, una serie de Nikkormats, una Yashica TLR, una Toyo (gran formato) y una Nikon F con el fotómetro malo que tiene a la venta por 90 dólares. Impresionante todo.

Con tanta conversación surgió la invitación a ir con su grupo de viejos amigos fotógrafos a un cañón rocoso para hacer lo obvio (tomar fotos); dependiendo del clima (y de mi horario de clases) haré lo posible por ir. Por supuesto, no me fui de la tienda sin comprar un par de cosas, pero eso se los mostraré mañana en otra entrada (manteniendo el suspenso).

Lobo.

4 comentarios

Archivado bajo Analogia, Fotografia, Uncategorized