Archivo de la categoría: Analogia

Polaroid Miniportrait 402

Durante sus años de gloria Polaroid logró crear máquinas muy especializadas, como la serie “Miniportrait”; capaces de tomar 2 o 4 fotos idénticas, estas cámaras se convirtieron en una herramienta escencial para muchos estudios fotográficos. Pues bien, ahora que ya no necesitamos de sus 4 fotos para identificarnos, pondré esta Mini 402 a trabajar de otra forma.

Muchas gracias a Nicolás por grabar la 2ª parte del video y a Denisse por aceptar ser mi conejillo de indias 😀

Denisse x 4

Polaroid Miniportrait 402

Lobo.

4 comentarios

Archivado bajo Analogia, Modelo, Polaroid, Retrato

La especial batería de la Yashica Electro 35

Para facilitarle la vida a Cata, de “Reciclando Recuerdos”, hice este breve video explicando como adaptar una pequeña pila 4LR44 para poder usar nuevamente una Yashica Electro 35, una cámara japonesa de mediados de los años 60’s que es muy fácil de encontrar en el mercado, aun mas fácil de operar y produce excelentes resultados.

La batería original de la cámara ya no se fabrica pero es posible adaptarle una batería 4SR44, PX28A, A544, K28AV34PX, GP476A ó una 1414A, como muestra el video. De hecho, es probable que existan otros modelos compatibles; sugiero averiguar más a los afortunados dueños de la Yashica Electro, “la Leica del pueblo”   😛

PD: Acá tienen una reseña de esta cámara.

Lobo.

48 comentarios

Archivado bajo Analogia, Chile

Almacenando tus rollos

Hace unos dias un conocido puso a la venta una gran cantidad de rollos fotográficos (120 y 135); la mayor parte es película difícil de encontrar hoy dia y que ya se encuentra vencida, lo que no es problema porque él ha mantenido su película en el freezer. Así es, tal como leen: él conserva su película en el congelador de su refrigerador, a temperaturas bajo cero. ¿Absurdo? Para nada.

Los rollos fotográficos son un trozo de plástico recubierto con una emulsión, es decir, son un cóctel de químicos esperando capturar luz para luego ser revelados con otros procesos químicos para convertirse en negativos o diapositivas. Lo que algunas personas no saben es que ese proceso tiene una fecha de vencimiento y que, al igual que un paquete de galletas, debemos “consumir” el rollo antes de esa fecha. Por supuesto, lo que podemos hacer es retrasar ese deterioro químico usando el frio.

Si tus rollos están sellados en sus contenedores plásticos y/o bolsas de papel metalizado, están protegidos contra la humedad y por lo tanto se pueden congelar sin problema. Si no estás seguro sobre esos sellos, puedes poner toda tu película en un contenedor plástico (Tupperware) o una bolsa con sello (Ziploc) y entonces congelarla. Es importante dejar que tu película se descongele un dia antes usarla, sobre todo para evitar problemas de condensación.

Por otra parte, si no estás seguro de querer ocupar el espacio de la carne también puedes usar el resto del refrigerador de tu mamá: mismo proceso, guarda tu película no sellada en algún contenedor sellado, sobre todo porque ahí hay más humedad.

Las cargas Polaroid son un tema aparte porque NO pueden congelarse (partes metálicas, batería, etc.) pero sí pueden refrigerarse aunque siempre en posición horizontal para que los químicos no se acumulen en alguno de los extremos. Claramente yo no hago mucho caso de mis propios consejos:

¿Comida? No la necesito: tengo película fotográfica en mi refrigerador.

¿Comida? No la necesito: tengo película fotográfica en mi refrigerador.

Espero que esta información les sea de ayuda y no olviden: compartan el Evangelio de San Análogo  😉

Lobo.

4 comentarios

Archivado bajo Analogia, Chile, Fotografia, Polaroid

Mad About Polaroid

Esta mañana, 2 de enero, en el trabajo, veía un episodio de “Mad About You” donde Paul, el esposo, está feliz porque sus jefes en la productora de documentales le han prestado una cámara de formato medio con un lente espectacular. Se trata de una Pentax 67, una joya de cámara.

Lo más simpático fue ver que usaba el respaldo Polaroid como parte de la trama (una foto instantánea que genera un malentedido); también me llamó la atención que no fueran 100% realistas sobre el uso de la cámara o la película, pero claro, el episodio dura sólo 22 minutos y era necesario recortar el proceso.

Llegué a casa y me di el trabajo de buscar y editar el episodio para dejar los mejores momentos con esa cámara magnífica (disculpen la baja calidad del video y mi edición).

Lobo.

Deja un comentario

Archivado bajo Analogia, Fotografia, Polaroid